U

na de las formas en la que los fabricantes de portátiles pretenden ahorrar costes y que sus productos sean más atractivos, es mediante la venta de sus máquinas sin Windows 11 preinstalado. Y teniendo en cuenta que una licencia comprada a Microsoft te puede costar entre 100 y 150 €, lo que viene a ser una quinta o sexta parte en un portátil de gama media, el ahorro puede ser considerable.

En esta breve mini guía, te voy a explicar qué hacer para que comprar un portátil sin sistema operativo no te de miedo.

Adelante!

Primer paso: cómo descargarte Windows 11.

En este punto te diré algo claro: olvídate del Emule (sí, todavía funciona), de otros clientes P2P y de virus o contenido fake. Descárgalo desde la web oficial de Microsoft.

No vamos a entrar en por qué Microsoft dio el paso de poner a disposición de todos la opción de descargar Windows, ya que el debate sobre la piratería, las microtransacciones en juegos y programas o Microsoft Store podría dar para varios días. El caso es que puedes descargar del siguiente enlace tu Windows 11 totalmente original y sin virus. Es más, lo que te descargas en realidad es un programa que te instala en un pendrive el windows listo para instalar en tu equipo nuevo.

Eso si, para la instalación necesitarás un pendrive de 8 Gb de capacidad vacío, porque la app se encargará de formatearlo correctamente para hacerlo «arrancable» al insertarlo e iniciar tu portátil nuevo.

La dirección es: https://go.microsoft.com/fwlink/?linkid=2156295

Este enlace te lleva al Creador de soportes de instalación de windows 11, para USB o DVD.

Segundo paso: instalación.

Una vez descargado y creado tu USB instalador siguiendo las instrucciones por defecto (muy sencillas por cierto), con tu nuevo portátil apagado, conecta el USB en tu máquina e iníciala.

Normalmente, al no contener sistema operativo alguno. deberá arrancar desde donde detecte una partición de arranque: en este caso desde el USB creado. De no ser así, deberás seleccionar manualmente la unidad desde la que inicie el ordenador. Normalmente recibirás un mensaje muy rápido al inicio tipo «Pulsa la tecla f12 para seleccionar la unidad de arranque» o similar. La tecla varía de cada fabricante. Si no ves el mensaje anterior, tendrás que entrar en la BIOs y seleccionar el orden de las unidades de inicio. Para ello consulta tu modelo de portátil en la web del fabricante y busca en el apartado de «Soporte» el manual.

Hecho esto sigue las instrucciones que vaya proporcionando Windows. Eso sí, leelas detenidamente y asegúrate de entender a qué estás diciendo que sí. Yo por defecto desactivo todo lo que no es necesario: como Cortana, entrada táctil si no tienes una pantalla táctil, complementos XBOX, OneNote, Outlook, Office 365 (la demo que te da la opción de instalar) etc. La mayor parte de estas opciones las tendrás que optimizar tras la instalación.

Otro aspecto a tener en cuenta, es que sí o sí necesitas una cuenta de Microsoft para activar Windows 11, al contrario que ocurría con Windows 10. De todas formas no te llevará mucho tiempo hacer una nueva desde la página de Outlook, o si ya tienes una de Hotmail… Eso sí, yo revisaría después las opciones de privacidad para limitar los permisos, como haces o deberías hacer en tu móvil.

Tercer paso: Comprar una licencia.

En Amazon podemos encontrar licencias procedentes de empresas o de lotes para OEM que son totalmente funcionales y legales. Hay otros portales de venta de software que ofrecen este tipo de licencias, como GVGMall, que seguro habréis oído hablar a más de un youtuber famoso de la tecnología…

Mi experiencia personal, y ya llevo unas 3 o 4 compradas, es positiva, ya que el proceso es rápido: Compras la licencia, y en unos minutos te mandan un correo electrónico con el código de activación de la licencia.

En este punto: si ves que es de Windows 10, puedes comprarla para activar Windows 11 sin problema. De hecho Windows 10 se actualiza automáticamente a 11 si tu hardware lo permite y es compatible. Yo mismo he comprado una para mi nuevo portátil MSI.


Conclusión.

Comprar un portátil sin sistema operativo puede dar un poco de miedo o respeto, sobre todo si no tienes experiencia previa, pero puedes estar ahorrando un sobrecoste de 100 a 160 euros tranquilamente.

Hay licencias Windows 11 legales, como las tipo retail, en Internet, por un precio bastante razonable. No pierdas el tiempo buscando o descargando versiones con cracks, ya que en muchas ocasiones estás bajando virus o programas espía.

Espero que hayáis aprendido, como siempre, un poquito y no te olvides de visitar otros artículos interesante como este.

Espero que este breve artículo te haya gustado, y si es así…¡¡¡Compártelo!!!

¡Un abrazo!